Libélulas

La libélula, uno de los insectos más interesantes y fascinantes de la naturaleza, así como objeto de los más sublimes o ridículos mitos de la humanidad, vuela escurridizo y feliz como de costumbre, ajeno al interés que ha despertado en nosotros. Dicha fascinación se debe fundamentalmente a su capacidad para buscar agua pura, su capacidad para reflejar múltiples colores bajo diferentes ángulos de luz, por su vuelo inspirador y velocidad, su capacidad para controlar casi sin ayuda las poblaciones de insectos, para adaptarse a los cambios con una facilidad indescriptible y por vivir al máximo cada momento de su etapa adulta.

image1Se dice que las  libélulas fueron prácticamente deificadas como las almas de los muertos en la cultura nativa americana y anunciadas como símbolos de pureza y transformación, así como de victoria, poder y prosperidad. Se cuenta que los birmanos nativos lanzaban regularmente libélulas en el agua circundante a sus asentamientos para controlar las poblaciones de mosquitos que causaban la fiebre amarilla.

Las libélulas son depredadores naturales y seriamente eficientes, que pueden dar un golpe contundente a las poblaciones de insectos en las zonas donde se agrupan grandes números de ellas, protegiendo a las personas, por ejemplo, de varias enfermedades propagadas por los mosquitos. Tanto es así que los apicultores consideran a las libélulas como una plaga.

Biología

La libélula, debido a su posición en la cadena alimentaria, no tiene miedo. Así que si encuentras una volando a tu alrededor y mirándote directamente a los ojos, no te sorprendas ni te asustes. Ellas están acostumbradas a mirar con sus 30 000 ojos para encontrar comida y pareja.

Claro que aunque 30 000 es un número aproximado, ese es el número de ommatidia que tienen dentro de sus ojos compuestos. Al igual que todos los artrópodos, las libélulas tienen ojos compuestos, solo que los suyos son un poco más especializados, los adecuados para un depredador nato.

image2Cuando las libélulas ven, ver no es lo que hacen exactamente, sino que más bien ellas sienten. Sienten el movimiento en un ángulo mucho más amplio que cualquier humano podría incluso imaginar, ya que sus ojos son de tipo bola y ven un rango completo de 360 ​​grados. Cada ommatidia es un ojo en sí mismo, capaz de ver cualquier cosa justo en frente de él. Esto ayuda a que la libélula pueda sentir el movimiento en cualquier lugar a su alrededor.


Por otra parte, la libélula tiene una superficie aplanada justo en frente de sus ojos, con una concentración de células oculares que ven directamente al frente. Esto la ayuda a ver al pequeño mosquito que vuela, antes de convertirse en comida. Otros depredadores de la familia de los artrópodos, como la mantis religiosa y las abejas, tienen frentes aplanadas similares para ayudarles a ver mejor mientras vuelan.

El cuerpo de la libélula es apoyado por dos pares de alas muy poderosas que la ayudan a flotar en la brisa más leve, pero puede batirlas rápidamente y con fuerza suficiente para volar incluso con un viento fuerte en contra. A pesar de que estas alas son transparentes y parecen ser bastante frágiles, en realidad son mucho más fuertes de lo que podrían parecer a primera vista.

La estructura de las alas y el hecho de que no se articulan como las de las mariposas y que pueden funcionar de forma independiente, hace que la libélula vuele en todas las direcciones, arriba, abajo, a la izquierda , a la derecha, hacia delante e incluso hacia atrás. Como ves, el colibrí no es el único que puede ir hacia atrás.

Las superficies de las alas de libélula no son suaves. Tienen pequeños bolsillos como crestas que capturan la más mínima ráfaga de viento para tomar vuelo. Aunque esta superficie rugosa plantea cierto grado de resistencia aerodinámica, la libélula puede moverse lo suficientemente rápido, y lo más importante, tener suficiente control en vuelo para asegurarse de que si alcanza a ver su comida, pueda alcanzarla. No son muchos los insectos que escapan a sus seis patas una vez que comienza la persecución. Para que sea lo más simple posible, las patas están posicionados de una manera tal que forman una bolsa. De esta forma las presas quedan atrapadas con muy pocas posibilidades de escapar.

A medida que la libélula vuela mucho, le es necesario tanto calentarse como refrescarse, por lo que asume la famosa pose de Obelisco. Los músculos que baten sus alas necesitan estar calientes en todo momento. De esta forma, toman el sol tanto como sea posible si necesitan calentarse y por el contrario, si necesitan un pequeño descanso del calor, posicionan sus cuerpos de manera tal que obtienen poco o ningún contacto directo con los rayos del sol.

A continuación una galería de imágenes de libélulas:


libro ¡IMPORTANTE!

¿Te gustan los animales?...descarga 100% gratis nuestro ebook: "Animales salvajes" y conviértete en un experto del reino animal.

Podrás conocer características sorprendentes, imágenes impactactes, curiosidades que ni te imaginas y mucho más sobre tus animales preferidos.
¿Qué esperas?... ¡ES GRATIS!